Licántropa

Crecen mis colmillos
a la vez que tú en el horizonte, mi luna llena.
Me vistes del negro que te rodea.
Cielo sin apenas estrellas.

…Y me convierto en devoradora de almas.
Almas podridas y dañinas que cerceno sin piedad
me cubro con su sangre,
y las arrojo al abismo de mi olvido y mi desdén.

Otras quizás,
agazapada tras mis colmillos blancos de luna llena
las vea caer, perecer;
hundirse en la ciénaga de su amargura.

Y así, no volver jamás
a formar parte de mi vida.

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay

qué Ocurre…

No sé qué ocurre.
…Qué me ocurre.

Siento mi “yo” mutando.
casi como si mi ADN se estuviese modificando.

Alguien ha tomado el control de mi mente,
y lo peor es que creo que sigo siendo yo.

Un ser nacido de las sombras me recuerda que él también existe.
Mi cuerpo convulsiona al choque de dos titanes,
y pierdo el control sobre él.

Una extraña energía crece dentro mi…
Quiere salir!!!!!
Reventar este cuerpo débil que la sustenta
y que se retuerce cada vez más fuerte. Más rápido.
……

Sus manos sujetando mi cabeza y su boca diciendo: “Mi niña!!! Qué te pasa??!!!” me despiertan.
“…No lo sé” contesto.

Por dentro pienso: “Sí lo sé, pero ….”

Intento sonreír.

… Quizás un día deba decidir si acabar con ese yo
aunque  sea acabar con los dos….

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay

hoy te he visto…

Hoy te he visto y he querido escribirte.
Escribirte y decirte: “hoy te he visto…!!”
He querido gritarte para abrazarte y decirte:
“Te he visto!!!.”

Pero un golpe bajo de nuestras asfixiantes realidades,
una puñalada trapera de la verdad y la certeza
me ha dejado sin aliento.
Me ha secado la garganta.
Le ha gritado a mi cerebro:

“Déjalo, no lo hagas!!.
Ya a nadie importa.

A nadie conmueve que le hayas visto.
…que tú hoy, lo hayas visto.

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay