ENTRADAS: Mentiras, desmentidos y otras verdades…

el Ventanal…

Me gusta, por la mañana temprano, cuando el calor de nuestros alientos aun flota en la habitación, levantarme y abrir el ventanal.

Inmenso, pesado.

Con mis manos asidas a él.

Trayéndolo a mí, con fuerza.

Sintiendo como sus hojas acristaladas y sus contraventanas se giran en mis hombros y dejan entrar esa primera bocanada de aire fresco.

Esa bocanada de aire que me acaricia la cara casi como un padre diciendo:

“Venga mi niña!!!, levántate!! Que el día está aquí…”

© Texto y fotografía Piedad Asensio

Anuncios

me Dormí…

Me dormí con ella en mi pecho
Con sus manos en mi cara.

Me dormí con ella abrazada.
A sus sueños… A su espalda.

Me dormí…

Ay día torcido!!!! Ya hora era que enderezaras!!

© Texto y fotografía Piedad Asensio

Licántropa

Crecen mis colmillos
a la vez que tú en el horizonte, mi luna llena.
Me vistes del negro que te rodea.
Cielo sin apenas estrellas.

…Y me convierto en devoradora de almas.
Almas podridas y dañinas que cerceno sin piedad
me cubro con su sangre,
y las arrojo al abismo de mi olvido y mi desdén.

Otras quizás,
agazapada tras mis colmillos blancos de luna llena
las vea caer, perecer;
hundirse en la ciénaga de su amargura.

Y así, no volver jamás
a formar parte de mi vida.

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay

qué Ocurre…

No sé qué ocurre.
…Qué me ocurre.

Siento mi “yo” mutando.
casi como si mi ADN se estuviese modificando.

Alguien ha tomado el control de mi mente,
y lo peor es que creo que sigo siendo yo.

Un ser nacido de las sombras me recuerda que él también existe.
Mi cuerpo convulsiona al choque de dos titanes,
y pierdo el control sobre él.

Una extraña energía crece dentro mi…
Quiere salir!!!!!
Reventar este cuerpo débil que la sustenta
y que se retuerce cada vez más fuerte. Más rápido.
……

Sus manos sujetando mi cabeza y su boca diciendo: “Mi niña!!! Qué te pasa??!!!” me despiertan.
“…No lo sé” contesto.

Por dentro pienso: “Sí lo sé, pero ….”

Intento sonreír.

… Quizás un día deba decidir si acabar con ese yo
aunque  sea acabar con los dos….

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay

mi Niña deAgua

Mi niña de agua.
Pequeña y bonita.
Con tus negros ojos
como lo profundo
del mar que te baña.

Mi niña de agua.
Con la piel salada.
Como las arenas
donde hoy las olas
a tu sueño cantan.

Tu sueño de niña.
De niña de agua
Que ríe su vida
Nadando a su grupa
Bañada en sus aguas

De Gata, de cabo
De fuerza, de alma
Claras y saladas
Como tu mi niña
Mi niña de agua.

©Texto y foto Piedad Asensio

Verdades a Destiempo…

A menudo su madre le hablaba de cosas que ella no entendía… Historias ambiguas que se movían entre el hoy y el mañana, la alegría y la tristeza, la vida y la muerte…

La pequeña las consideraba parte de sus locuras y, como tales, las ubicaba en la mente, en el mismo lugar que los cuentos contados al anochecer.

El tiempo pasaba …y poco a poco, esas “otras realidades”, esas mentiras verdaderas, se fueron haciendo momentos de su vida…

Y entonces se dio cuenta de que aquellas conversaciones no eran locuras, sino verdades a destiempo, advertencias de los adentros del corazón. Pensamientos de lo profundo que, aunque no lo sabía, siempre fueron de ellas dos.

…Y la amó como el ser que nunca supo ubicar pero lleno de un amor que la marcó para siempre. La amó por lo que siempre había sido… aunque ya, no podía decírselo.

© Texto y foto Piedad Asensio

¿SOY EL BOSQUE?

Preciosa carta de un bosque calcinado, al “hombre”… De Jose María Montero S. en “el gato en el jazmin”

El gato en el jazmin

Pinares de Doñana quemados en el incendio que en junio (2017) arrasó 8.500 hectáreas de este valioso espacio natural. Fotografía de Jorge Sierra (WWF).

Bajo de Guía (Doñana), 19.7.17

Decidme, vosotros que me conocéis bien, si soy yo.

¿Soy el bosque? ¿Seguro que soy el bosque?

Decidme, vosotros que me conocéis bien, si es cierto que soy el bosque. Vosotros que me habéis respirado, que habéis acariciado mi piel, que me habéis paseado. Vosotros que buscasteis mi sombra, que comisteis mis frutos, que calmasteis vuestra sed con las lluvias que atraje. Vosotros que escuchasteis cómo silbaba el viento entre mis hojas y cómo cantaban los pájaros en mis ramas. Vosotros que os perfumasteis con el aroma de mis resinas y mis jaras.

Vosotros (¿lo habéis olvidado) que un día también fuisteis BOSQUE.

Vosotros, que me conocéis bien, decidme si es verdad que soy yo, que soy el BOSQUE.

Me aseguran…

Ver la entrada original 185 palabras más